¿Y qué si no quiero dejarlo ir? Me estoy aferrando con uñas y dientes a ti. No quiero perderte, no quiero olvidar lo que estoy sintiendo en este momento.